Booktrailer


jueves, 13 de junio de 2013

348. A. E. GREEN

Hola a tod@s!, aquí os traigo otra ficha de socia más, la de:


A. E. GREEN

Este es su blog:



Y este es su primer relato publicado:

Solo fue un mal sueño
 
 Trato de abrir mis ojos y me pesan demasiado al igual que mi cuerpo, trato de mover mis manos y empiezo a sentir por fin movilidad. Abro primero el ojo derecho muy despacio, y luego el otro. Al enfocar bien mi vista, veo que por el frente de mi cama pasan personas vestidas de blanco, miro hacia mi derecha y veo que estoy conectada a una máquina, tengo un suero puesto por donde me administran algún medicamento. Trato de hablar pero tengo la boca reseca, como si hubiera pasado mucha sed, me levanto despacio para no marearme y miro a mi alrededor.

 Todo parece indicar que estoy en un hospital, pero lo más extraño de todo es no recordar como llegué aquí. Algo o alguien me observa, presiento que no es bueno, es algo malvado. Me levanto poco a poco, veo que a mi alrededor hay varias camas con personas en ellas acostadas.

 Una cama en particular me llama la atención, hay una persona con el cuerpo cubierto de vendas, tengo la sensación de que es esta la persona que me ha estado observando con malicia.

 Escucho a una de las enfermeras hablar con otra, lo que oigo me deja con las piernas temblando, esa persona que ha estado mirándome es un asesino en serie buscado por la policía, su especialidad es la de asesinar mujeres. En estos momentos corro peligro, tengo la imperiosa necesidad de alejarme de este lugar y huir.

 Me quito el suero con cuidado, voy al baño y busco algo con que defenderme, intuyo que algo me observa, salgo rápido del baño al no encontrar nada. Camino por el pasillo, todo está oscuro y a pesar de esto hay varias enfermeras caminando, empiezo a correr y ellas me miran sin decir nada, vuelven la cara y siguen su camino, como si supieran que yo no tengo esperanza.

 Encuentro las escaleras al final del pasillo, bajo al piso posterior y a mis espaldas alguien me sigue. Me escondo en la parte de abajo de las escaleras, aguanto la respiración del terror, cierro mis ojos y rezo porque no me encuentren. Cuando siento que no hay peligro trato de escapar, pero no encuentro una salida.

 Sin darme cuenta he ido a parar al mismo lugar donde estaba antes acostada. Tengo mucho frío y en mi interior tengo una sensación de que algo malo va a pasarme. Veo la cama del asesino y está vacía, el miedo me carcome, doy varios pasos hacia atrás y toco una puerta, cuando miro es la misma del baño en que estuve antes, abro y entro, creo que ahí dentro estaré a salvo. Pero nada más lejos de la verdad, porque él está esperándome, con una sonrisa en los labios y en sus ojos veo el triunfo de que ya me tiene y mi sentencia de muerte, en sus manos sujeta un cuchillo largo, y por su brillo está bien afilado, ya no lleva el cuerpo cubierto de vendas. Trato de correr pero él me atrapa por detrás y me hala el cabello, trato de gritar, no me sale la voz, él se ríe a carcajadas, me tiene atrapada, mi cuerpo pegado al de él, mi espalda contra su pecho, veo que levanta el cuchillo para darme el golpe mortal, levanto mis brazos para pararlo pero no puedo, él es mucho más fuerte, estoy desesperada, ya no tengo fuerzas y al fin logra clavarme el cuchillo en el estómago, siento mucho dolor y por fin me sale la voz para gritar.

 Despierto de súbito, estoy en mi cama y mi esposo duerme tranquilamente, estoy destapada, por eso el frío que sentía. Respiro hondo y vuelvo a taparme, me quedo tranquila para volver a dormirme, porque sé que solo fue un mal sueño.